Caligrafía artística

Un encuentro con las letras del alma.

Marina es un lujo de persona. Una maestra. Nos conocimos personalmente en 2013, cuando asistí a mi primer workshop internacional de caligrafía experimental en Buenos Aires; “Calligraphy in blossom”. Una experiencia maravillosa diseñada por Marina, quien dictaba el taller de caligrafía.  Ahí explorábamos distintas herramientas caligráficas y diferentes estilos de alfabetos para dar forma a los textos que construímos en el taller de la poetisa argentina Andrea Jáuregui. 7 días intensos, donde alternábamos la creación de ideas y luego generábamos propuestas visuales para representar estos escritos, usando la caligrafía como medio de expresión. Tuve la suerte de compartir con grandes caligrafas y artistas, pero más aún, tuve la suerte de cruzarme con bellísimas personas, y con quienes hasta hoy mantengo lazos. Es inevitable mencionar a Carole Johnson, discípula de Sheila Waters. Para mi una persona de tremenda relevancia, quién sembró las primeras semillas de la caligrafía en Latinoamérica, a fines de los 80s al dictar el Postgrado en Caligrafía de la UBA. Y qué suerte para todos nosotros, amantes de las letras en esta parte del globo. De ese posgrado, egresó un puñado de maestros que se han encargado de difundir la caligrafía en nuestro continente. Entre ellos, Marina. Esta vez, estuve de visita nuevamente en Buenos Aires, en el taller de Marina, para asistir a su curso ”Espacio vacío, útero de la forma”, junto a Daniela Segovia, una mis alumnas más prolíficas en los talleres que dicto en casa de Oficios. Marina estaba de regreso, después de dictar talleres en Alemania y entre todo su que hacer amablemente no concedió esta entrevista

Marina en sus clases de caligrafia

–   Cuales son las particularidades que definen tu obra Caligráfica?

Yo diría que el rasgo más marcado es el artístico. Probablemente por mi formación primera en las Bellas Artes es que no puedo evitar ver la caligrafía desde el punto de vista artístico, la letra como línea, como dibujo y el espacio como plano.

– Cuales son esos límites que necesitas cruzar para sentir “esto es lo que estoy buscando”, al desarrollar un proyecto?

Normalmente no se lo que estoy buscando, solo busco, me pregunto, me cuestiono y me respondo haciendo. Alguna vez escribí, ³en el hacer se compromete esa soy yo, hago y hago, no siempre bueno, no siempre útil o valioso pero no dejo de probar. La curiosidad me llevaŠ y en algún momento encuentro, algo que me gusta, me parece interesante, tiene potencia o dice lo que quiero decir y allí empiezo.

–   Cuales son esas cosas que aún no tachas en tu lista de “pendientes” en la Caligrafía?

Por lo pronto viajar a Japón nuevamente y tomar un curso con Monica Dengo y Satsuki. Tomar otro curso con Brody Neuenschwander o cien más con mi mentor Thomas Ingmire. Y tantos artistas que me encantan como Denis Larch o Mari Emily Bohley. Me encanta ser alumna.

Pizarra de caligrafía en el estudio de Marina

–   Que representan para ti tus maestros? Como han influido en tu trabajo?

Me han enseñado casi todo lo que se, me han inspirado y desafiado a siempre ir un poco más allá, incluso donde no sabía que podía llegar.

–   Como ves la educación caligráfica en la actualidad?

La veo muy bien, diversa y aplicada a diferentes disciplinas, el diseño gráfico, la tipografía, el arte, el tatuaje.

Marina en sus clases de caligrafia

–   Que consejo le darías a alguien que se está formando en Caligrafía?

Que estudie mucho, que se ejercite, que pruebe, que se cuestione, que tome cursos, que lea, que mire cine, teatro, que viaje, que conozca mundos, que viva una vida intensa de experiencias y emociones porque finalmente eso es lo que intentará plasmar a través de su caligrafía.

–   Podrías contarnos que proyectos tienes a futuro?

Seguir aprendiendo, experimentando y hacienda arte. Intentando compartir mis hallazgos, mi punto de vista con otros a través de mis cursos  viendo que hacen los demás con mis propuestas. En febrero estaré dictando cinco workshops en USA, en California LettersStyle en LA, en San Jose, en San Francisco, en Seattle y el San Antonio. También tengo contrato firmado para dictar cursos en Julio del 2017. Enviaré obras a la colecciones de caligrafía del Museo Klingspor y al Hoefer Archive en Alemania y a la Harrison Collection en San Francisco y por supuesto seguiré participando de concurso y eventos nacionales e internacionales de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *